La verdad o ficción del japón y su influencia en el manga y el anime.

Al investigar en tierras niponas, una de las cosas que más pudimos comprobar es, qué cosas son una realidad de su sociedad y cuáles son un mito o una exageración de sus autores. En este post hemos querido recoger  una buena cantidad de ejemplos sobre los mitos del manga y el anime para que usted mismo compruebe qué cosas son realidad y cuáles son puramente ficción.

La verdad sobre los shonens deportivos, serán así de altos, musculosos y agraciados como en el anime.

Para iniciar hablar que el  shonen, es el género del anime orientado a chicos jóvenes y por lo general una tendencia que triunfa es el shonen deportivo, tanto de baloncesto, tenis, fútbol, béisbol, entre otros. Cosa que para nada es cierto ya que la estatura promedio de un japonés es de 1.68 metros en los hombres y 1.58 metros en las mujeres y, por si fuera poco presentan una contextura física delgada.

Así se expresa en el anime pero es totalmente falso que los japoneses no son los mejores deportistas del mundo ni tampoco tienen poderes de fuego cuando patean un balón de futbol. Con esto se debe aclarar que el japonés de por si no practica muchos deportes, no es alto no es musculoso ni son tan apuestos como lo expresan a través del anime.

Cables de luz aglomerados en los postes

Para iniciar se debe llamar a colación a uno de los animes más conocidos a nivel internacional como lo es Neon Genesis Evangelion, este anime lo catalogamos en el género de mechas o robots.

Es por todos observado que las imágenes muestran a Neotokio, desolada y vacía, totalmente plagada de enredaderas de cables de electricidad en forma de enjambre. Pues no entra para nada en ficción ya que realmente Tokio tiene su cableado en forma desordenada y aglomerada sobre todo en zonas residenciales.

Realmente las japonesas son tan exuberantes y hermosas como en el anime

Existen géneros dentro del manga como el ecchi que expresa picardía o es picante también el género harem que es donde comúnmente hayamos un hombre rodeado de muchas mujeres.

Normalmente observamos japonesas exuberantes de grandes facciones de pecho y una figura donde predominan las curvas. Pues lo único que medio se acerca a la realidad es su tono de piel claro, también es cierto que utilizan maquillaje muy tenue y tienen facciones redondeadas.

Para resumir la mujer japonesa es muy femenina, de baja estatura, promedia copa A de busto, y posee cabello y ojos oscuros.

Ficción o realidad sobre Los hosts y las Idols.

Para iniciar el término Idol es un término que hace referencia a una persona que se ha hecho famosa en gran parte por su apariencia física, o belleza, más comúnmente  celebridades femeninas. En realidad se aclara que no son un producto de ficción, ya que existen y se explotan en demasía de ellas, tanto así que causan un sinfín de problemas sociales debido al estereotipo que se crea tendencia en cuanto a esta falsa belleza.

Si se puede decir que en cuanto a explotación de la extrema de la imagen femenina, es algo muy cierto y se deja ver, ya que por doquier se encuentran anuncios luminosos y estanterías plagados de estas.

Por otra parte tenemos a los hosts, un perfil de hombre más bien amanerado con el cabello largo y teñido y con los mechones cayendo por sus caras como si se tratase de auténticos personajes de anime.

Las Ancianas son súper arrugadas y son exageradamente pequeñas

Es de recordar que siempre en todo anime se hace referencia a una anciana de estatura muy pequeña y con arrugas sobre las arrugas. Para llevar a ejemplo la tatarabuela de Shampoo de la serie Ranma. Se podría decir que en su gran mayoría son exageraciones del anime.

Las damas japonesas gastan sumas exorbitantes de dinero en cuanto a cuidados estéticos y más aun de la piel ya que en su cultura es muy preciada la piel muy clara. Asi que si esperas conseguir en Japón mujeres de medio metro de altas y con la piel exageradamente arrugada estarás perdiendo el tiempo.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *